PDA

View Full Version : Así opina un jurista de este país



sepolvora
12-18-2004, 07:47 PM
La función social de la Legítima defensa.

La creciente ola de criminalidad que nos envuelve y amenaza la tranquila convivencia, que hasta hace relativamente pocos años era el estado normal de nuestro país y la alarmante frecuencia con que los asaltos a mano armada dejan un saldo trágico de inocentes muertos o heridos, debe llevarnos a revisar los conceptos que tradicionalmente hemos manejado en relación al derecho a la legítima defensa y a la posibilidad de repeler la fuerza con la fuerza.

Casi no hay día que los medios de comunicación no nos informen de salvajes agresiones, cometidas posiblemente por drogadictos, que no dudan en matar o lesionar para conseguir sus propósitos. El pasado Viernes, el periódico nos refería un hecho de sangre, ocurrido en Pueblo Nuevo de Limón, en el que el chofer de un camión al verse asaltado por dos delincuentes motorizados, les disparó cuando éstos se alejaban con su teléfono celular, matando a uno de ellos.
Es posible que algún Fiscal, intoxicado por una prédica tergiversada de los derechos humanos, pretenda cuestionar la acción del chofer asaltado y exigirle responsabilidad por la muerte de su agresor, aduciendo que en el momento en que disparó, los malhechores ya se estaban alejando de la escena del crimen.
Nuestro Código Penal establece que cualquier exceso en que incurra el que ejerce la legítima defensa, está justificada cuando las circunstancias del hecho hayan podido producirle excitación o turbación. Es indiscutible que ser objeto de un asalto constituye un hecho que necesariamente produce excitación o turbación y esperamos que esta circunstancia permita a este valeroso chofer salir bien librado en este asunto.
Pero más allá de este caso concreto, cabe preguntarnos si todo aquel que actúa, en la forma que sea, para impedir la comisión de un delito, no debe quedar en virtud de esa circunstancia exento de responsabilidad. Al fin de cuentas, el agresor es siempre un sujeto peligroso, de modo que quien se le enfrenta, en realidad cumple una función social.
En estos tiempos en que se habla tanto de la necesidad de la participación ciudadana, debe permitírsele al particular que actué por su cuenta o como coadyuvante de la autoridad, cuando de prevenir la comisión de un delito se trate.. La experiencia de todos los días nos enseña que las autoridades frustran la acción de los delincuentes en los pocos casos en que se encuentran en posición de actuar, pero en la mayor parte de los casos están ausentes o llegan tarde a la escena del crimen.
Pero no puede concebir un orden jurídico e el cual los bienes sean tutelados, únicamente cuando las autoridades puedan hacerlo y en el que los particulares deben limitarse a presenciar pasivamente la cotidiana violación del derecho sin atreverse a intervenir por temor a una sanción.
Todo aquel que con su acción evita que suceda lo que la ley no quiere que ocurra, cumple la ley en su sentido más puro; de él puede decirse que es, a un tiempo, súbdito y centinela de una ley a la que obedece en lo más íntimo de su ser, cuando ésta ha perdido el poder coactivo que, al menos teóricamente, se supone que las autoridades deberían prestarle en todo momento.

Es la lección que nos ofrecer a todos este chofer decidido e intrépido, al que le brindamos nuestro apoyo, al tiempo que hacemos votos para que los representantes de la ley no lo sancionen por hacer cumplir la ley.

Comentario de Miguel Valle Guzman, Académico de la facultad de derecho de la Universidad de Costa Rica, transmitido a todo el país por 100 emisoras de radio.

Cecilio Andrade
12-19-2004, 09:24 AM
Vaya con el jurista, ahora ya dicen lo que el ciudadano de la calle lleva diciendo tantos años (o siglos).

¿Le habrá ocurrido algo personalmente que le haya provocado esa opinión?

Perdonadme soy un mal pensado por natusaleza.

sepolvora
12-20-2004, 08:37 PM
Esa es su posición filosófica.
Estuvo en un curso mío de nivel básico hace más de 5 años, pero eso no tiene nada que ver.
Por cierto, algo de lo que pasó en ese curso fue divertido.

Llegó el abogado encargado de dar la charla legal (legitima defensa, ley de armas, etc), quien era un amigo tirador, y al verlo se devolvió pues no quería darle una lección a quien había sido su profesor en la facultad de derecho.
Al final todo salió bioen, y don Miguel le dijo que la explicación había estado muy sencilla y muy buena.

Pero la verdad, amigo Cecilio, es que en este pequeño país, a veces, los académicos se parecen mucho a la gente de la calle como tu y yo.

El abrazo de siempre

JUANKK
12-21-2004, 10:17 AM
Buenisimo tu aporte Juan, lastima que todos los juristas no piensen igual al Sr. Miguel.

En este pais (El mio por supuesto) que tiene una de las tasas de criminalidad mas altas a nivel mundial, seria excelente contar con personajes de ese talante........ lastima que nos hemos dejado permear por tantas ONG y organizaciones que solo luchan por el bienestar de los malechores....

Esperar a ver si me exportan unos cuantos magistrados de esos desde CR !!! ;)

Un abrazo Juan

Juan

Cecilio Andrade
12-21-2004, 10:20 AM
Lo de la exportación, me refiero.

Los juristas tambien salen a la calle, y más o menos veces tambien sufren las consecuencias de la sociedad actual. ¿No?

El Abrazo...